Alimentos tóxicos para los perros

Como he dicho en múltiples ocasiones, uno de los principales errores de los propietarios es humanizar a los animales de compañía. Pensamos que, como a nosotros nos gusta comer un alimento, a ellos también les va a gustar. Y muchas veces es así, sin duda, ya que se lo comen como si no hubiera mañana. Pero otra cosa muy distinta es que les siente bien. Ahí viene el problema.

A continuación, os voy a poner diez alimentos o sustancias que ingerimos los humanos y que pueden ser tóxicos para los perros. ¡A ver quién no ha dado jamás uno de éstos a su animal!

1. Chocolate

Perros no deben comer chocolate

Este es, quizá, el más conocido por los propietarios. La sustancia que hace que el chocolate sea tan tóxico para el perro es la teobromina, antiguamente conocida como xanteosa. Ésta se encuentra en todos los tipos de chocolate, pero está en mayor cantidad en el chocolate negro. La intoxicación por chocolate puede provocar síntomas gastrointestinales, como diarrea y vómitos, pero también convulsiones, problemas cardiacos, e incluso la muerte.

2. Alcohol

El alcohol es más tóxico para los perros

 

Los efectos sobre el hígado y cerebro son muy similares a los que tiene lugar en los humanos. Sin embargo, la dosis mínima que los produce es mucho menor en los perros y es por eso que hay que tener muchísimo cuidado. Tan solo una cerveza puede producir intoxicación.

Como os podéis imaginar, los síntomas incluyen vómitos, diarrea, mareos, descoordinación, coma y muerte.

3. Cafeína

Los perros no pueden tomar cafeína

Puede producir agitación, movimientos musculares involuntarios y taquipnea (respiración superficial y rápida). La cafeína puede ser fatal, así que ojo con dejar el café (incluyendo los granos), el té y bebidas energéticas al alcance de los perros.

4. Leche

Los perros no digieren la lactosa

La leche y otros productos derivados de ella contienen lactosa, un disacárido formado de glucosa y galactosa. Para que la primera se rompa en las otras dos, se necesita de una proteína (enzima) llamada lactasa. Los cachorros tienen niveles relativamente altos de este enzima en el tracto gastrointestinal para digerir la leche de la madre. Sin embargo, cuando los perros crecen, pierden gran parte esta proteína y, por tanto, su capacidad digestiva. Esto hace que la leche no se digiera correctamente y pueda producir diarreas y otros síntomas digestivos. Además, también puede producir alergias.

5. Azúcar

El azúcar puede ser muy perjudicial para los perros

El azúcar es uno de los nutrientes más peligrosos si se toman en exceso, tanto en animales domésticos como en humanos. Los efectos normalmente no son inmediatos y esa es la razón por la que muchas personas no lo consideran como algo negativo.

La verdad es que el azúcar, a largo plazo, y si se toma sin moderación, produce una inimaginable cantidad de enfermedades, ya sea directa o indirectamente. Una de ellas, la obesidad, está relacionada con múltiples patologías que pueden conducir a la muerte del animal.

Además, el azúcar, también puede generar diabetes y problemas dentales.

6. Uvas/Pasas

No des uvas a los perros porque pueden ser tóxicas

Pequeñas cantidades ya pueden intoxicar a un perro, produciendo vómitos e incluso fallo renal, además de hacer que el animal parezca aletargado y deprimido.

7. Ajos y cebollas

Los ajos y las cebollas son muy tóxicos para los perros

Da igual que estén cocinados o no: hay que evitar a toda costa que un perro coma estos alimentos. El motivo es que contienen moléculas que acaban produciendo hemólisis (destrucción de los eritrocitos o glóbulos rojos) y, por tanto, anemia.

Algunos de los síntomas que produce la intoxicación por ajo y cebolla son vómitos, disnea y debilidad muscular.

8. Huevos crudos

Los huevos crudos pueden tener agentes patógenos

Hay personas que prefieren dar a sus animales comida preparada por ellos mismos en vez de pienso. Esta es una elección perfectamente válida y libre, pero hay que tener cuidado. Algunas de estas dietas incluyen la utilización de huevos crudos, lo que muchas veces no es una buena idea ya que estás corriendo el riesgo de introducir en el animal cepas patógenas de Salmonella y Escherichia coli, bacterias que pueden producir enfermedades muy graves y mortales.

9. Xilitol

Toxicidad del xilitol en perros

El xilitol puede hacer que la glucemia (los niveles de glúcidos en sangre) caiga en picado, con todo lo que ello conlleva. Por ejemplo, puede producirse un fallo hepático en pocas horas o días. Los vómitos y diarreas son los síntomas más frecuentes que produce la intoxicación por xilitol, aunque también pueden presentar convulsiones.

El xilitol se encuentra en muchos productos, como en caramelos, chicles y pasta de dientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here