Adoptar perros es genial, pero no es algo que deba tomarse a la ligera, ni mucho menos.

He visto tantísimas veces el caso de personas que han adoptado un perro sin habérselo pensado dos veces y sin saber todo lo que conlleva tener un animal de estas características que mi siguiente entrada irá dedicada a este tema.

Porque es un error enorme adoptar un perro sin tener claros ciertos puntos.

En ocasiones, lo que ocurre, es que nos fijamos en lo contento que está un vecino, familiar o amigo con su perrito y nosotros nos decimos: “¡pues yo quiero uno!”. Así que vamos a la tienda, perrera o donde sea, y sumamos un nuevo miembro a la familia sin haberlo meditado realmente.

Y es algo que hay que meditar, pero bien. Porque, ¿cuánto vive un perro? Depende mucho de la raza, pero generalmente entre 10 y 15 años, tranquilamente (si no tienen otros problemas). ¿Estás dispuesto/a a sacrificar ese tiempo de tu vida cuidándole? ¿Sabes la de dinero que te vas a gastar en el veterinario? ¿y en comida?

Hablo de sacrificio, sí, pero también debes saber que, si haces las cosas bien, todo el esfuerzo se verá recompensado a base de cariño.

Evidentemente, es normal cometer errores y no pasa nada, tampoco nos vamos a martirizar.

Pero para eso estoy hoy aquí, para darte unos pequeños consejos sobre qué debes hacer antes de precipitarte a adoptar un perro y, de esta forma, minimizar esos errores.

¡Espero que te sirvan!

Te gastarás mucho dinero. ¿Lo has calculado ya?

Esta debería ser una de tus primeras valoraciones. Ten en cuenta que no solamente tienes que meter en los cálculos la alimentación y las visitas “normales” al veterinario.

Debes contar con los imprevistos. Y te voy a poner un ejemplo claro: un amigo ha tenido que pagar 800-900 euros para operar a su perrita porque se clavó una pequeña rama en el ojo. Era eso o que lo perdiera. ¿Qué elegirías?

Esa es una pregunta que muy probablemente tengas que responder algún día (¡aunque te deseo que no!). Y ya no es sólo lo que querrías elegir, sino lo que pudieras hacer por temas económicos.

Por supuesto, hablo de tu situación actual. Puede que ahora os vaya genial a ti y/o a tu familia pero que luego, por desgracias de la vida, os quedéis sin trabajo. Evidentemente, eso no se puede controlar.

Por otra parte, otro error que comete muchísimo la gente es pensar que el gasto inicial es sólo la comida y la adquisición del animal (si lo compras). ¡No debes caer en esa trampa!

Los gastos iniciales incluyen las visitas al veterinario, que son importantísimas (y más si son cachorros), los medicamentos y/o vacunas que posiblemente tengas que comprar, los juguetes, camas, comederos y bebederos… Entre otros.

No olvides jamás que adoptar un perro no es lo caro. Lo caro es mantenerlo.

Otra consideración económica importante y que, curiosamente, mucha gente no tiene en cuenta, es que las razas son MUY distintas y no comen, ni muchísimo menos, la misma cantidad. ¿Creéis que los dos perros de la imagen comen lo mismo?

Las diferencias entre razas de perros en cuanto al tamaño pueden ser abismales
Fuente

Pues eso.

Además de diferencias en el tamaño, también hay diferencias entre los “niveles de energía” de algunas razas. No es lo mismo un Bulldog Francés que un Bodeguero Andaluz.

Y, por supuesto, no nos olvidemos del “mantenimiento” del animal. Necesitaremos antiparasitarios, renovar los juguetes y comederos que hayamos adquirido, comprar mantas o ropa (en invierno o si vives en climas fríos), collares, correas/arneses, cepillos de dientes, productos de limpieza…

Como ves, el dinero es un factor a tener muy en cuenta.

¿Quién se va a encargar del perro?

Si tener un perro nos hace gastar dinero, ya no te digo tiempo… Así como otras mascotas, como los gatos, nos dan mucha libertad, los perros son animales muy dependientes de nosotros.

Necesitan jugar, hacer ejercicio, salir a pasear… Y no una vez al día, no, sino varias. Además, educar a perro no se hace en cosa de un día, por lo que también tendrá que haber alguien que se encargue de ello (especialmente en el caso de los cachorros).

De nuevo, aquí vemos que hay diferencias muy marcadas entre razas. Muy probablemente, no pasaremos el mismo tiempo haciendo ejercicio con un Border Collie que con un Chihuahua… Eso está claro. Tampoco el nivel de dependencia será el mismo.

También he introducido antes el tema de la edad. La cantidad de tiempo que tienes que pasar haciendo ejercicio o educando a un cachorro no es la misma que con un perro viejo.

¿Podrás hacer frente a las necesidades que he comentado? Además de otras que se me hayan podido pasar…

Por poner un ejemplo: si eres una persona que vive sola en un piso, que tiene un trabajo de horario partido en otra ciudad y que, por tanto, no podrá volver a casa hasta al cabo de 12 horas… Lo mejor es que, si quieres una mascota, no adoptes un perro. Adopta un gato o un pájaro. Es solo un consejo.

Eso si no tienes a quién dejárselo, ¡claro está!

Lo importante es que haya alguien que se pueda hacer cargo de tu mascota si no vas a poder estar mucho tiempo con ella.

Los niños… ¡Ay los niños!

Dos cosas importantes a decir sobre ellos.

La primera es que, aunque nos pongan la cara del niño de la imagen, no debemos dejarnos influir por sus deseos. Tienes que considerar todo lo que ya he comentado (y más) de manera fría y calculadora (cual malo de película) y entonces decidir.

No te dejes convencer por la cara de tu hijo y medita la decisión fríamente

La segunda es que no todos los niños son aptos para tener perro hasta cierta edad, cuando maduran lo suficiente para saber que eso es un animal, un ser vivo que, en esencia, siente y padece como nosotros.

Esto no significa que no lo tengas, sino que debes tener muchísimo cuidado y no dejarlos solos hasta que consiga darse cuenta de lo que significa tener un perro.

Esto ya no es solo por la seguridad de tu mascota, que puede ser dañada con los golpes que algunos pequeños les propinan, sino por la de tu hija/o. Hay que tener en cuenta que, aunque haya perros que son unos santos y tienen más paciencia que el comentarista de Oliver y Benji (o Supercampeones), otros pueden atacar al sentirse amenazados.

Y ya no es sólo por el dolor y las lesiones, sino que se puede crear un trauma a los pequeños (no sería el primer caso ni será el último).

En el otro extremo del camino de la vida encontramos a los ancianos, y no todos los perros o razas son aptos para ellos. Así que, si estás pensando en hacer un regalo a una persona mayor, ¡tenlo en cuenta!

No es algo que diga por decir, sino que seguro que tú también te habrás dado cuenta. Por poner un ejemplo (¡cómo me gustan los ejemplos!), tengo una vecina que deberá tener unos 75-80 años y tiene un Jack Russell Terrier. Sabes qué raza es, ¿a que sí? Esta:

Lo mejor es que perro y dueña o dueño, tengan un nivel de energía similar
Fuente

Y no te lo pierdas: tendrá entre 8 y 12 meses. Yo creo que no he conocido a un Jack Russell que no sea enérgico, así que imagínate si encima es joven. La pobre señora va caminando a paso lento y el perrillo se le va casi cruzando entre las piernas y mordiéndoselas, hasta que le mete bronca y para… unos segundos.

El dueño y el animal deberían tener niveles similares de energía.

Esto es sólo para ilustrar la importancia de valorar pequeños detalles que quizá no teníamos en cuenta pero que pueden marcar la diferencia entre algo maravilloso y algo desastroso.

 

Bueno, pues eso ha sido todo. Espero que os haya gustado y no dudéis en escribirme si queréis que amplíe o añada algo más. Para mi será un placer intentar mejorar lo que ya tengo escrito, ¡sobre todo si eso sirve de ayudar para alguien!

¡Muchas gracias por leerme y compártelo si te ha gustado, que me será de gran ayuda!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here