Alimentación de cachorros de perro

Los humanos tendemos a tratar a algunos animales, y en especial a los perros, como miembros de nuestra especie. Esto, a nivel nutricional y comportamental, es un grave error. Comenzar a educar a los animales desde cachorros es muy importante para evitar estos problemas.

En el terreno nutricional, prestar atención a las necesidades del perro a lo largo de su vida, las cuales se modifican con la edad, es de vital importancia para asegurarle una vida larga y saludable.

La alimentación de tu cachorro debería estar totalmente controlada, sobre todo en sus primeros meses de vida. Cuando llega a nuestra casa, un cachorro debería continuar la dieta que el criador le estaba dando durante unos días, hasta que se habitúe a su nuevo hogar. Hay que tener en cuenta, que un cambio de ambiente puede llegar a ser muy estresante para un perro (en general, para muchas especies animales, incluida la humana).

Si no estás seguro de cómo ha sido alimentado por el criador, lo mejor es que vayas al veterinario y que te recomiende qué hacer. Éste podrá informarte de cuáles son las diferentes posibilidades teniendo en cuenta el estado de salud del cachorro, su raza, su actividad, etc.

Cuando ya esté un poco aclimatado, el cambio de dieta no debe de ser brusco, sino que hay que hacerlo gradualmente. Es una buena práctica mezclar la comida nueva con la que se le ha estado dando hasta ese momento, incrementando cada vez más la proporción de la nueva. Generalmente, con una semana es suficiente.

Este cambio gradual hace que el cachorro se vaya acostumbrando de una manera más adecuada al nuevo tipo de alimentación, tanto a nivel de sabor y textura, como a nivel fisiológico. No sólo nuestro cachorro debe acostumbrarse, sino que la microbiota intestinal (la mal llamada flora intestinal) debe adaptarse a la nueva alimentación. Aunque muchas personas no lo sepan, las bacterias que tenemos en nuestro organismo, y en especial las del tracto gastrointestinal, son increíblemente importantes para nuestra salud (hay evidencias científicas de que influyen incluso en procesos cerebrales).

La microbiota intestinal es muy importante

¿Cuál es la mejor manera de alimentar a mi cachorro?

Actualmente, las recomendaciones de los expertos indican que la mejor dieta para un cachorro debería ser rica en grasa y proteínas, siendo más calórica que la dieta de perros adultos. El desarrollo de un animal es muy importante y requiere mucha energía y nutrientes, por eso tenemos que preocuparnos de proporcionarle la mejor alimentación posible.

Para elegir la mejor comida para nuestro cachorro, es importante leer detenidamente toda la información que podamos sobre una marca determinada y la formulación en concreto. De esta manera, podremos saber cuáles son los beneficios que una dieta en concreto puede aportar a nuestro animal.

Por ejemplo, algunos piensos están enriquecidos con vitaminas y antioxidantes que pueden mejorar la función del sistema inmunológico del cachorro, lo que es extremadamente importante en un perro de corta edad, tan propenso a tantas enfermedades.

Si no queremos hacer esta investigación por falta de tiempo o conocimientos (no todo el mundo puede saber de todo, como es lógico), consulta a tu veterinario. Debemos recordar que nuestro objetivo es tener un animal sano.

Mi consejo es que no vayas a los piensos más baratos, ya que, si lo son, es por algo. Tampoco hace falta que vayas a comprar las marcas más famosas ya que a veces pagamos más el nombre que la calidad. Debemos encontrar el equilibrio entre lo que estamos dispuestos a pagar y la calidad del alimento.

A veces, ir a lo más barato nos puede salir más caro a la larga, ya que la aparición de enfermedades nutricionales hará que tengamos que llevar al perro al veterinario más veces, con todo el gasto que eso supone.

Hay diferentes tipos de dieta, como la dieta seca y la húmeda, que se diferencian básicamente por la cantidad de agua presente en el alimento. La elección de uno u otro depende, muchas veces, de las preferencias del cachorro. Algunos prefieren el formato húmedo y otros el formato seco. Para gustos, los colores.

La dieta de un perro puede ser seca, húmeda o intermedia

Por supuesto, también se pueden mezclar ambos y hacer dietas semihúmedas, aunque en este caso tendrás que tener más cuidado con las cantidades que proporcionas.

¿Cuánto debería comer mi cachorro?

La cantidad de alimento que debe ingerir un cachorro depende de muchos factores, como la edad, el tamaño, la raza, el nivel de actividad, el ambiente en el que vive, las patologías que pueda tener, entre otras.

Un buen lugar para buscar esta información es la etiqueta del pienso que le estás dando o le vas a dar. En ella, como ya expliqué en otra entrada, podrás encontrar la información necesaria para aproximar la cantidad que le debes dar a tu cachorro.

Para mantener su salud, es importante que no lo sobrealimentes. Los perros, como ya sabemos, siempre piden comida y parecen hambrientos. ¡No te dejes engañar por su carita! Los niños pequeños también piden caramelos a todas horas y no hay que dárselos porque es negativo para su salud, ¿verdad? En este caso ocurre lo mismo. El problema de la obesidad es importantísimo, así que no hay que pasar por alto este consejo.

Perro pidiendo comida con cara triste
“Dame comida, por favor”

Como norma general, un cachorro debería ser alimentado 3-4 veces al día. A partir de los 6 meses de edad, esta frecuencia debería ser reducida a dos veces al día.

Esta frase la voy a poner prácticamente en cada artículo, porque es muy importante que sigas este consejo: siempre que puedas, lleva a tu animal al veterinario para que te de consejos. Ella o él te darán la información que necesitas y de manera personalizada.

En MundoVeterinaria podemos darte información general, pero de ningún modo debes dejar de ir al veterinario por lo que leas aquí o en otras páginas web. En todo caso, queremos hacerte ver que ir a un buen profesional es lo mejor que puedes hacer.

¿Cuándo paso de la dieta de cachorro a la de adulto?

Lógicamente, un cachorro no necesita los mismos nutrientes que un adulto o, al menos, no en la misma proporción. La respuesta a la pregunta que titula este apartado no es exacta, sino que varía entre razas e individuos. Por ejemplo, en perros de razas pequeñas se puede hacer este cambio al año y medio, más o menos, mientras que los de raza grande, un poco más allá de los dos años. La razón es que no todas las razas alcanzan la edad adulta al mismo tiempo ni crecen a la misma velocidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here