No es sencillo preparar una comida casera para los perros y por eso te queremos aconsejar

Hay muchas razones por las que una persona querría hacer la comida su perro, no basando su alimentación en los productos que existen en el mercado. Esto es totalmente válido y puede ser muy saludable para tu animal, pero hay ciertas cosas que debes tener claras para mantener a tu animal en el mejor estado posible y que no tenga deficiencias nutricionales.

Alimentar a tu animal no es para nada sencillo y no debes basarte en lo que comemos los humanos ni en nuestras necesidades nutricionales. Nosotros somos omnívoros mientras que nuestro perro es carnívoro, por lo que nuestras dietas son distintas y no todas las sustancias nos afectan de la misma manera.

Encontrar buenas recetas no es fácil

Muchas recetas que puedes encontrar en internet o en la literatura, no son completas y pueden carecer de algunos nutrientes. En especial puede haber carencias de hierro, zinc, cobre y calcio, además de algunas vitaminas.

No todos los veterinarios son especialistas en nutrición, por lo que, en ocasiones, no son capaces de elaborar una receta completa. Esto no significa que sean malos veterinarios. Simplemente que es imposible dominar todas las áreas de una disciplina tan y tan amplia.

Sin embargo, seguro que te podrá guiar para encontrar un experto en este área que pueda elaborar una dieta casera para tu animal y que no carezca de los nutrientes necesarios para cubrir sus necesidades.

La receta deberá contener proteína, lípidos (grasas) y glúcidos (carbohidratos). Además, también deberá ser rica en minerales, metales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Por otra parte, si tu animal sufre alguna enfermedad, como por ejemplo enfermedad hepática o renal, la receta deberá ser modificada acorde a sus necesidades.

Las recetas de comida para perros deben aportar los nutrientes necesarios a tu perro

Consejos importantes

A las personas nos encanta experimentar en la cocina. Tenemos una receta y queremos cambiar un ingrediente por otro para ver cómo queda. O, quizá, decidimos poner más proporción de uno porque “seguro que nos gusta más”.

Esto es lo que muchas veces hacen algunos propietarios que deciden dar una dieta casera a su animal. Sin embargo, es un error.

Normalmente, las dietas caseras, si están bien hechas, llevan las proporciones adecuadas de cada ingrediente para cubrir las necesidades nutricionales de los animales. Por tanto, si se modifica la receta, podemos estar dando cantidades inadecuadas de macro- y micronutrientes que pueden incluso provocar patologías.

Siempre debes intentar cocinar los alimentos ya que, de esta forma, destruirás gran parte de las bacterias presentes que podrían causar enfermedades a tu animal. También tienes que tener mucho cuidado con que alimentos añadas porque, como ya he dicho, algunos pueden ser tóxicos para ellos.

Algunos alimentos, como el chocolate, son tóxicos para nuestro perro

Los piensos comerciales, si son de calidad, están formulados para cubrir las necesidades nutricionales de tu animal. Se basan en numerosos estudios científicos que les ha dado la información necesaria para optimizar todo ese proceso. Sin embargo, en casa es mucho más complicado crear una receta donde todas estas necesidades queden cubiertas con los ingredientes de los que disponemos.

Para lograrlo, una buena receta casera debe indicar qué suplementos tenemos que añadir para hacer que la dieta sea completa. Si no estás seguro, pregunta a tu veterinario o a un especialista en nutrición animal.

¿Cómo sé que mi dieta casera está funcionando correctamente?

Este viaje no debes emprenderlo sola/o. Debes hacerlo de la mano de tu veterinario. Tenéis que establecer un plan de actuación para controlar la salud de tu animal.

Un parámetro muy sencillo de medir es el peso. Lo ideal es que, después de dos semanas dándole de comer la nueva comida, peses al animal para ver si ha ganado o perdido peso. Repite este proceso un par de veces y, si ves que su peso está cambiado de forma significativa, lo más probable es que haya que modificar la receta.

El peso es sólo un parámetro, pero hay otros muchos más y estos sí que los debe evaluar tu veterinario. Por ejemplo, realizar análisis de sangre periódicos (junto al correspondiente examen físico) debería dar la información suficiente para evaluar correctamente el estado de salud de tu perro y ver si tiene algún problema nutricional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here