Seguro que sabes que los animales también bostezan, sobre todo si tienes alguna mascota en tu casa, ya que perros y gatos lo hacen continuamente.

Gato Garfield Bostezando - Los gatos también bostezan
Fuente

Sin embargo, ¿sabías que muchos otros animales, incluso aves y peces, también lo hacen?

Aquí tienes un vídeo para que lo veas tu misma/o.

¿Serás capaz de verlo sin bostezar? ¡Que sepas que yo lo he conseguido!

El caso es que, aunque no lo creas, no se había hecho ningún estudio sobre los bostezos en elefantes.

Ni en elefantes en cautividad, ni en animales en libertad.

De hecho, los autores comentan que nunca se había comunicado el caso de bostezos en estos animales.

Aquí hay que dejar una cosa clara: que no se haya comunicado no significa que nunca lo haya visto nadie. Sino que, si alguien lo ha visto, no lo ha “divulgado” en ningún medio visible para una persona que esté investigando sobre el tema.

Esto lo digo para que nadie malinterprete el comentario de los autores, porque seguro que algún humano ha visto un elefante bostezar en algún momento de la historia de la humanidad…

Antes de nada, os dejo el que parece ser el primer vídeo que muestra este comportamiento en este mamífero:

La verdad que he mirado si había algún vídeo anterior a este en Youtube, para ver si alguien lo había grabado, pero no parece ser que haya alguno. Hay uno, pero lo que muestra no parece que sea un bostezo, sino simplemente la abertura de la boca.

Así que, como me ha parecido muy curioso, te voy a escribir sobre el tema.

Este estudio (When Yawning Occurs in Elephant) ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en Davis, una de las mejores universidades en el campo de la veterinaria en el mundo, si no la mejor.

Entrando ya en el tema…

¿Por qué los animales bostezamos?

En realidad, no se sabe al 100%. Quizá ni al 50%. Hay mucha controversia con el tema, habiendo unos investigadores que dicen una cosa, y otros que dicen otra.

Vaya, el pan de cada día en ciencia.

Aquí hay que diferenciar dos cosas: los desencadenantes y los efectos. En otras palabras, distinguir entre qué es lo que provoca los bostezos y cuál es la función de éstos.

Son cosas totalmente distintas, aunque relacionadas.

Así como parece ser los investigadores tienen cierta idea sobre qué produce este comportamiento (desencadenantes), hay una ignorancia muy importante en cuanto su la función.

Algunos decían, hace tiempo, que servía para “oxigenar” el cerebro, pero hay estudios que han demostrado que los niveles de oxígeno o dióxido de carbono en sangre no se ven modificados.

Otros creen que el bostezo se produce para disminuir la temperatura del cerebro, después de un período de inactividad.

Hurón bostezando después de un período de inactividad

Sin embargo, esto no está nada claro, y otros investigadores han criticado abiertamente esta hipótesis.

Estos investigadores, por su parte, comentan que el bostezo tiene una función social. En otras palabras, que sirven para comunicar algo al grupo.

En apoyo a esta hipótesis está el hecho de que los animales bostezan más si están acompañados y que, en función de su posición en la jerarquía del grupo, bostezan con una frecuencia distinta.

Pero claro… Los animales también bostezamos cuando estamos solos, ¿verdad? Estos autores comentan que esto es debido, simplemente, a que el animal no es capaz de regular de forma negativa este comportamiento.

¿Qué quiere decir esto?

Que el cuerpo de los animales envía señales (mediante el bostezo) dirigidas hacia un grupo, aunque esté solo porque, de alguna manera, el animal no es capaz de diferenciar la soledad o la compañía (en este comportamiento).

Personalmente, estas hipótesis, aunque tengan sentido, no explican ni mucho menos el por qué bostezamos. No digo que sean incorrectas, ¿eh? Lo que digo es que son necesarios muchos más estudios para averiguar la verdadera razón por la que tenemos este comportamiento.

Lo que está claro es que, sea cual sea la función de los bostezos, debe ser importante. ¿Por qué lo digo? Básicamente porque, cuando un comportamiento o característica se mantiene a lo largo de la evolución en especies tan y tan distintas, es porque aporta un beneficio claro a éstas.

Resumiendo: a día de hoy, no hay una respuesta clara a la pregunta que da título a este apartado.

¿Qué fue exactamente lo que estudiaron?

El origen de éste, como ya he dicho, fue la observación del bostezo de dos elefantes asiáticos en un zoológico de California (San Diego Zoo Safari Park).

Elefantes en el San Diego Zoo Safari Park
Elefantes en el San Diego Zoo Safari Park. Fuente

A raíz de esto, los investigadores comenzaron a buscar información sobre este hecho y vieron que no se había descrito nada igual en ninguna especie de elefante.

Así pues, decidieron hacer el estudio para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Realmente pueden bostezar los elefantes? (Lógicamente, resolver las siguientes cuestiones dependían de responder esta primera pregunta)
  • ¿Con qué frecuencia lo hacían y en qué momentos del día se producían más bostezos?
  • ¿Vocalizaban mientras bostezaban?
  • ¿Había diferencias entre los elefantes que bostezaban más y los que bostezaban menos?
  • ¿Se contagia este comportamiento tal y como ocurre en otras especies animales?
  • ¿Es algo que se puede observar en otros zoológicos o centros?

Ahora daré respuestas a todas estas preguntas, pero lo haré de manera resumida, para no extender el post.

Si quieres saber más información sólo tienes que preguntarme o ir directamente al estudio, que ya te lo puse antes y también lo citaré en la bibliografía.

¿Los elefantes bostezan?

Bostezar, como ya sabes, no es sólo abrir la boca, sino que sigue un patrón bien definido de acciones. Generalmente comienza con la apertura de la boca, seguido de un estiramiento característico, y terminando por un retorno a la postura normal.

Además, también se expande el tórax, facilitando la entrada de aire a los pulmones.

Hay que tener en cuenta que los elefantes son anatómicamente bastante diferentes a nosotros y a otros animales con los que estamos más familiarizados, por lo que la tarea de identificar un bostezo podría no ser tan fácil como parece.

De todas formas, como has visto en el vídeo, este comportamiento es bastante similar al nuestro, por lo que esta identificación no fue tan complicada.

Precisamente ese vídeo del elefante (en realidad son dos que han sido unidos) fue el que grabaron los cuidadores del zoológico para el estudio.

Además, también realizaron varias fotografías de esos instantes.

Por otra parte, y adelantando la respuesta al último objetivo que te puse en la lista, también se pudo observar bostezos en otros centros.

Es importante que estudios de este tipo se lleven a cabo en diferentes lugares para demostrar que no es un hecho aislado.

Concretamente, se observó en elefantes de una reserva en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) -donde se estudió además todo lo que explicaré a continuación- y también en otros 30 elefantes de otros centros de Norteamérica.

Todo esto responde a la pregunta: sí, los elefantes bostezan.

¿Cuándo bosteza un elefante?

Los elefantes muy raramente bostezaban durante el día. De hecho, sólo uno tuvo un bostezo y fue después de una siestecilla.

La mayor parte de los elefantes bostezaron por la noche.

Los elefantes suelen bostezar por la noche
Fuente

En este periodo, estos animales se acostaron entre 2 y 3 veces, durante una hora más o menos, y fue después de la última vez (poco antes de la mañana) cuando la mayoría mostró este comportamiento.

¿Había vocalizaciones mientras bostezaban?

Parece ser que no: los elefantes no vocalizan, tal y como hacemos los humanos, mientras bostezan.

¿Todos los elefantes bostezaban igual o había diferencias entre ellos?

Pese a que no hay relación entre el sexo o la edad (al menos según este estudio) y la frecuencia de los bostezos, sí que parecía haber diferencias entre animales.

Es decir, había elefantes que bostezaban más que otros.

Los investigadores no dan un porqué, pero podría estar relacionado con la estructura social del grupo.

¿Se contagia este comportamiento al igual que ocurre en otras especies animales?

Este es el descubrimiento más interesante ya que, así como muchos animales bostezan, no todos son capaces de contagiarse los bostezos.

De hecho, hay muy pocos casos documentados, y suelen ser animales muy sociales, como primates y lobos (y nosotros, claro).

Así pues: ¿son los elefantes capaces de contagiarse los bostezos?

Sí, pueden.

Además, parece ser que este contagio se produce en parejas (me refiero a que se dan entre dos animales, no que tengan una relación).

¿Por qué es este punto tan importante?

Básicamente porque esta “contagiosidad” se da en animales sociales, como acabo de decir, que son capaces de mostrar un tipo de empatía (característica ya estudiada en elefantes). Es otra prueba más de la capacidad mental que tienen estos animales.

Conclusión

Quizá pueda parecerte que el artículo ha estudiado algo que no deja de ser curioso pero que no tiene ninguna utilidad.

Aunque a simple vista pueda parecer así, en realidad conocer estas “cosas” tiene varias finalidades.

Una de ellas es lógica: conocer las especies animales. A los humanos nos gusta saber cosas, somos curiosos. Así que este tipo de estudios nos pueden “entretener” un poco. Como un documental, vaya.

Rostro de un elefante
Qué maravilla de imagen… Fuente

Pero hay algo mucho más importante. Estudiar el bostezo en animales sirve para entender mucho más el proceso en sí mismo.

Por ejemplo, si se encuentra un animal que no bosteza, puede servir para compararlo con otros que sí que lo hacen y así conseguir entender el por qué.

Como te he dicho, se sabe que aves y peces, y otros muchos animales, también bostezan. ¿Por qué? También te he comentado que eso significa que debe tener una función mucho más importante de lo que pensamos, porque si no, no habría necesidad de mantenerla evolutivamente en tantas especies.

Si no se hubiera estudiado y comunicado que tantos seres vivos son capaces de bostezar, quizá los científicos no le darían tanta importancia y no lo estudiarían, lo que podría evitar que se descubriera información muy importante para nosotros.

Espero que te haya gustado o, al menos, parecido curioso.

Si ha sido así, ¡compártelo en las redes sociales! Recuerda: compartir es vivir.

¡Hasta muy pronto!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here