Seguramente alguna vez has visitado un zoo, ¿verdad? Los niños disfrutan mucho viendo las jirafas, los elefantes, los simios, los delfines…

Sin embargo, ¿sabrías decirme si esos animales estaban bien o no? ¿Estaban contentos? ¿Les gustaba estar ahí?

Sí, son preguntas complicadas porque muchas veces no sabemos ni decir como estamos nosotros mismos.

Pero te quiero enseñar un vídeo que he encontrado en YouTube. Antes de seguir leyendo (si quieres seguir, ¡que espero que sí!), me gustaría que pensaras si el oso polar del vídeo estaba “bien” o no.

Va, me espero…

¿Ya?

Quizá te hayas dado cuenta, quizá no, pero ese oso no está bien.

¿Te has fijado en que se pasa los más de cinco minutos de vídeo caminando de izquierda a derecha y de derecha a izquierda de una manera muy mecánica?

Pues bien, eso no es normal y es un claro indicador de que el animal “no está contento”.

De hecho, a este tipo de comportamiento se lo conoce con la palabreja estereotipia.

¿Qué son las estereotipias?

Una estereotipia es, nada más y nada menos, lo que has visto en el vídeo.

Por si quieres una definición formal, es “una secuencia de movimientos repetitivos, invariables, que no tienen función o fin aparente” (Vickery, 2005).

Como ves, el pobre oso siempre hace el mismo movimiento y, seguramente, sin una razón.

Si quieres otro ejemplo, ¿alguna vez has pasado por al lado de un camión que transportaba cerdos? La próxima vez que lo hagas (si no conduces, ¿eh?) fíjate en que algunos de ellos muerden las “barras” de las aperturas que tienen estos camiones. Yo, al menos, casi siempre lo he visto.

Esto es algo que también se ve en las granjas, donde los cerdos muerden las barras de la jaula.

En ocasiones los cerdos mueden las barras debido a estrés o malestar

Este comportamiento, efectivamente, suele ser otra estereotipia (aunque no siempre. A veces lo hacen porque quieren).

Ejemplos así podemos encontrar a cientos en animales de granjas, de zoológicos, de laboratorios y, por supuesto, también en humanos (te dejo una entrada de la Wikipedia, por si te interesa).

¿Qué tienen en común los animales de granja, de zoológicos y de laboratorio? Efectivamente. Son animales que no se encuentran en su hábitat natural.

En algunos casos se encuentran en condiciones lamentables. Incluso aunque se intente mejorar el bienestar animal.

También hay muchas diferencias entre ellos, por supuesto. Por ejemplo, hay zoológicos maravillosos para los animales y otros que son lugares terribles.

No estoy diciendo que las personas que trabajan en estos lugares no se preocupen por el estado de los animales. Muchas veces no es un problema de intención sino de dinero (recursos económicos limitados).

Antes de continuar, es muy importante que introduzca uno de los conceptos más importantes de la veterinaria. El bienestar animal.

¿Qué es el bienestar animal?

Es complicado definir algo así pero la FAWC (Farm Animal Welfare Committee) propuso cinco puntos (denominados Las cinco libertades) que se deberían cumplir para poder hablar de bienestar animal. Aquí os dejo el texto completo en inglés.

Ya adelanto que cumplirlos todos es complicadísimo en el mundo en el que vivimos.

Ahí van. Para hablar de bienestar, un animal…

  1. Debe tener acceso a agua y comida suficientes para mantenerse saludable. En otras palabras: no debe tener hambre ni sed.
  2. Tiene que estar en un ambiente en el que se sienta confortable. Por ejemplo, que no tenga frío o calor, o que tenga un lugar para descansar.
  3. No debe sufrir dolor, lesiones o enfermedades. Obviamente. Pese a que es tan obvio, es extremadamente complicado asegurar las tres. Eso sí, los veterinarios tenemos que esforzarnos en conseguirlo.
  4. Debe tener la posibilidad de mostrar un comportamiento normal para su especie. Esto implica el que tenga contacto con otros miembros de ésta.
  5. No tiene que tener miedo o padecer distrés (estrés fuerte y prolongado durante el tiempo -crónico-).

Como puedes ver, asegurar que se cumplan estos cinco puntos es vital para poder decir que un animal “está bien”. ¿Qué ser puede vivir bien estando siempre estresado? ¿Qué animal puede vivir bien pasando siempre hambre?

Pues eso.

Bien, introducido el concepto, ahora ya podemos volver a las estereotipias.

Koala feliz - Descripción gráfic de bienestar animal
Bienestar animal en toda su expresión

¿Las estereotipias son iguales en todos los animales?

Como te puedes imaginar, no todos los animales muestran este tipo de comportamiento de la misma manera.

En algunos es muy claro y en otros no parece que se dé.

Hay muchas diferencias entre especies que dependen, entre otras cosas, de su capacidad de adaptarse a los cambios y, por supuesto, de su desarrollo del sistema nervioso (no es lo mismo el de un oso que el de una hormiga).

En general, a los animales no les gustan los cambios bruscos de ambiente.

Algunos son más “conformistas” y se acostumbran rápidamente. En cambio, otros, viven en estrés constante por su nueva situación.

¿Por qué aparecen las estereotipias?

Antes he hablado de las condiciones en las que se encuentran este tipo de animales, pero hay algo que debe tenerse en cuenta: hay especies que, pese a que se les preste la mayor atención y el mejor de los cuidados, presentan estereotipias y otros indicadores de malestar (como estrés).

¿Qué está ocurriendo en estos casos? ¿Es que las estereotipias pueden aparecer cuando un animal está bien?

Hay varias posibilidades.

Lo primero, decir que una estereotipia no siempre aparece cuando un animal está mal. Hay estudios científicos que han demostrado que algunas estereotipias pueden aparecer cuando el animal vive en buenas condiciones (esto se ha observado incluso en humanos).

Por ello, nunca debemos sólo basarnos en una estereotipia (a no ser que esté muy bien estudiada) para definir el estado de bienestar animal de un individuo o especie.

Siempre hay que mirar otros aspectos o indicadores que complementen la información.

Sin embargo, también puede ocurrir que no conozcamos bien a esa especie. Para esto, voy a poner un ejemplo totalmente inventado pero que ayudará a entenderlo.

Imagínate que una especie animal, además de estar en un ambiente adecuado y alimentarse correctamente, resulta que necesita que haya alrededor más de 10 individuos de su especie con los que interactuar para estar “contento”.

Animales bailandoLos animales se comunican de muchas maneras, incluso de forma química a través de feromonas y otras sustancias.

Esta comunicación modifica el comportamiento de los animales haciendo que éstos liberen sustancias en su propio cuerpo, las cuales pueden contribuir a su bienestar.

Así, esta especie necesitaría el efecto combinado de las feromonas sintetizadas por diez miembros de su especie para estar “feliz”.

Si esto no lo saben los cuidadores, ya pueden darle la comida más buena y cara del mundo, ponerlos en un área natural con su hierba, su río y florecillas que, si no tiene los diez animales de su especie alrededor, no estará bien.

Repito: es un ejemplo inventado (aunque ni mucho menos descabellado) pero creo que se entiende mejor así.

¿Por qué puede ser importante identificar y actuar sobre este comportamiento?

Como he dicho, algunas estereotipias están muy estudiadas y ligadas a situaciones muy negativas para un animal.

Es una señal visual muy rápida que indica que hay que cambiar algo para mejorar su estado. Por ejemplo, incrementar el tamaño de una jaula, darle más comida y agua, evaluar su salud, etc.

Ahora bien, ¿qué consecuencias tiene que un animal no esté en un estado de bienestar?

Para empezar, aunque no tuviera consecuencias graves sobre su salud, el hecho de que un animal tenga algún tipo de sufrimiento, ya nos debería tocar la fibra.

Ya que hemos sacado a los animales de su hábitat, que menos que cuidarlos y hacer todo lo que esté en nuestras manos para que estén lo mejor posible.

Al margen de esto, los animales en malas condiciones tienen muchísimos problemas de salud. Entre éstos, podemos encontrar:

  • Incremento del estrés o distrés, que a su vez favorece la aparición de innumerables problemas de salud.
  • Facilidad de contraer enfermedades infecciosas (por una bajada de las defensas) y no infecciosas.
  • Problemas cardiacos.
  • Aumento de la mortalidad y disminución de la esperanza de vida (en parte, por todo lo anterior).
  • Problemas reproductivos. Esto es muy importante a nivel de especie y vital en animales en peligro de extinción. Si hay pocos y no se reproducen…
Oso panda - Ineficiencia reproductiva en cautividad
El panda es un clarísimo ejemplo del último punto. Estos animales tienen serios problemas para reproducirse en cautividad. Fuente.

Esto no quiere decir que todos los animales que estén en malas condiciones deban sufrir cada uno de los puntos. Hay mucha variabilidad entre especies, como ya comenté.

¿Qué se puede hacer para reducir las estereotipias?

Respuesta corta

Eliminar o reducir todo aquello que produzca sensaciones o sentimientos negativos en los animales.

Respuesta larga

No es nada fácil eliminar las estereotipias porque, muchas veces, el malestar de estos animales se origina por problemas de conocimiento y/o económicos.

Para nosotros es muy sencillo decir: “pues si un cerdo en una granja no está bien porque no tiene espacio, lo ponemos en otro sitio donde tenga más y ya está”.

El problema es que el espacio de las granjas es limitado y, para dar más a un cerdo, el propietario tendrá dos opciones: 1) ampliar el ya disponible (p.ej. creando otra nave) o 2) disminuir el número de cerdos en la granja.

Haga lo que haga, gastará mucho dinero o dejará de ganar, que viene a ser lo mismo. Hay que tener en cuenta que son empresas y buscan maximizar beneficios.

La opción más sencilla sería ayudar a estas personas económicamente para que pudieran llevar a cabo las reformas necesarias para asegurar que los animales estuvieran mejor.

Este es tan sólo un ejemplo, pero hay una infinidad.

Dar alimento de mayor calidad a los “habitantes” del zoológico, cuesta dinero.

Investigar el comportamiento de estos animales, cuesta dinero (y no es que se esté incrementando el destinado a la investigación, precisamente).

Prevenir y curar enfermedades en las granjas cuesta dinero (mucho dinero, en ocasiones). Por no hablar de que hay medicamentos que no se pueden utilizar porque pasan a la carne o a otros productos.

Todo cuesta dinero… y el dinero es muy limitado (sobre todo para los ciudadanos de a pie).

El dinero lo mueve todo
Poderoso caballero es Don Dinero

Se han intentado varias tácticas para reducir las estereotipias en algunos animales. Algunas de ellos son:

  • Modificar el ambiente para evitar que se manifieste la estereotipia. Por ejemplo, si un animal muerde una barra, se unta con una sustancia que tenga muy mal sabor.
  • Limitar físicamente el animal para que no pueda llevar a cabo la estereotipia. Para que se entienda, aunque sería una táctica horrorosa: si atamos el oso del vídeo, no podrá caminar como lo hacía.
  • Administración de fármacos: desde antidepresivos hasta antagonistas opiáceos.
  • Selección genética.

¿Ves cuál es el problema de todas ellas?

¡Que la mayoría no están solucionando el problema!

Sí, darás un fármaco y el oso dejará de caminar, pero no estás eliminando la causa. Una comparación, aunque salvando las distancias, sería cuando nos tomamos un antiinflamatorio. Estamos bajando la inflamación pero no actuando sobre lo que la provocó.

¿Y qué decir del ejemplo de limitar el movimiento del oso? En la práctica no creo que se haga tal y como lo he dicho (espero) pero, ¿te imaginas el increíble estrés que pasaría ese animal? Sería peor el remedio que la enfermedad.

No creo que haga falta decir que hay que investigar mucho, mucho más, y destinar más dinero para solucionar el problema del bienestar animal.

Ya se está haciendo, no quiero ser alarmista. Poco a poco, las nuevas leyes sobre animales están mejorando muchísimo las condiciones en las que se encuentran éstos.

Es cuestión de tiempo y de concienciar a la gente de la importancia de del bienestar animal. Contra más gente conozca este problema, más presión podremos hacer para solucionarlo.

 

Si te ha gustado lo que has leído, ¡compártelo! En estos momentos la web es un bebé recién nacido y necesita que la ayudes a crecer ;).

¡Muchas gracias por leerme!

 

Fuentes Bibliográficas

Mason GJ. Species differences in responses to captivity: stress, welfare and the comparative method. Trends Ecol Evol. 2010 Dec; 25(12):713-21. (Aquí)

Mason GJ, Latham NR. Can’t stop, won’t stop: Is stereotypy a reliable animal welfare indicator?. Animal welfare (South Mimms, England). 2004 Feb; 13:57–69. (Aquí)

Vickery SS, Mason GJ. Stereotypy and perseverative responding in caged bears: further data and analyses. Applied Animal Behaviour Science. 2005 Jun; 91(3-4):247–60. (Aquí)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here