Según la zona en la que vivas, sobre todo si es en áreas muy frías o muy calurosas, o con terreno irregular (como montañas o campos), tu perro correrá un riesgo mucho mayor de sufrir heridas en las almohadillas, o de que éstas se agrieten.

En este artículo aprenderás a identificar una lesión en las almohadillas de tu amigo peludo y si está infectada o no, sabrás cuándo llamar a un veterinario o cuándo tratar el animal en tu casa, y podrás saber cómo ayudar a tu perro a recuperarse.

Signos clínicos de un perro con una herida en la almohadilla

Lo primero que suele llamar la atención es la presencia de sangre en la zona, o la cojera del animal. La pata es una zona con fuerte irrigación sanguínea y pasan vasos que pueden verse afectados en una lesión.

Si identificas una herida con sangre, hay que usar el sentido común. Cuando nosotros nos hacemos una herida, no solemos ir al médico, ¿verdad? A no ser que sea una herida importante. En el caso de los perros ocurre lo mismo.

Si ves que es una herida poco importante, no hará falta llevar al animal al veterinario.

Si en cambio observas que la herida no para de sangrar, entonces es un signo claro de que hay que tratar la herida lo antes posible, ya que además de la perdida de sangre, el riesgo de infección será importante.

Por otra parte, si decides que lo mejor es no llevar al perro a la clínica, pero no va mejorando en los días posteriores, será importante que lo lleves para que un profesional evalúe la herida.

Curar la almohadilla del perro… si es poco grave

Si ves que se “despega” sólo un trocito de la almohadilla de la pata de tu perro, si ves que ha sufrido una abrasión superficial, o si presenta una pequeña quemadura (la típica herida de cuando los niños se caen en una superficie abrasiva), podemos realizar un tratamiento casero sin ningún problema.

Aplica presión en la herida para que deje de sangrar, límpiala y trátala con povidona yodada u otra solución desinfectante.

Lo importante es que el perro deje de sangrar y que la herida quede bien limpia.

Si cuando haces este tratamiento ves que el perro no deja de sangrar o que la herida es más importante de lo que creías, ¡no dudes en llevar a tu animal al veterinario!

Por otra parte, si tienes suficiente “maña” para ello, y dispones de un kit de primeros auxilios, también puedes cubrir la herida con una gasa, y luego vendar la herida, o envolver la herida con una toalla limpia.

¡OJO! No aprietes mucho un vendaje o el remedio será infinitamente peor que la enfermedad.

Eso sí, si has considerado vendar la herida, es posible que hayas visto que la herida no era leve, y por tanto deberías valorar si llevar tu animal a la clínica. ¡Recuerda que si la herida se infecta, la gravedad de la situación de incrementará considerablemente!

Cuidado si la herida se infecta ya que puede ser grave

¿Cómo saber si la herida se ha infectado?

Como acabo de decir, las infecciones pueden ser graves y requieren atención profesional. Si una herida está infectada, podrás observar que:

  • Las almohadillas de la pata de tu perro están hinchadas y enrojecidas.
  • Hay una cojera más o menos evidente (por ejemplo, podrías ver que el animal no quiere andar sobre esta pata).
  • Tu perro está más caliente de lo normal (fiebre).
  • Se incrementa el jadeo, lo que puede indicar dolor.
  • Lógicamente, el perro es más reticente a dejarte manipular su pata. ¡A quién le gusta que le toquen donde le duele!

¿Cómo se si la herida necesita puntos?

Algunas heridas, como he dicho antes, son más graves de lo normal y requieren puntos. El criterio para saber si una herida entra dentro de esta categoría se basa en observar si:

  • La herida es irregular.
  • El corte es grande y profundo.
  • La herida sangra mucho… o no para de hacerlo.

Si tu animal necesita suturas, no te preocupes, porque de hecho eso hará que sane más rápido, y además, el hecho de que el veterinario haya limpiado bien la herida y la haya tapado, reducirá el riesgo de infección.

¡No hay mal que por bien no venga!

Por cierto, mucho cuidado con las heridas punzantes. Seguramente no necesiten puntos, pero si se producido por un alambre o un metal es conveniente que lleves al perro al veterinario para que la herida quede limpia y desinfectada, ya que el riesgo de infección puede ser importante.

Recuperación de una herida en la almohadilla.

Si has ido al veterinario, cuando llegues a casa normalmente no tendrás mucho que hacer.

Simplemente tendrás que vigilar de que tu perro no se toque la herida o que se quite el vendaje. Si esto ocurre, habrá que ponerle un collar que lo evite.

Por lo demás, simplemente estar atento a que no empeore la herida y que el animal no se comporte de forma extraña. Si algo de esto ocurre, o si ves que el dolor incrementa, no dudes y ¡llévalo al veterinario!

Vigila a tu animal durante la recuperación

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.