Otitis canina - Otitis en perros

La otitis es el término general con el que se conoce a la inflamación de una o varias de las partes que componen el órgano del oído. A efectos prácticos existen tres tipos de otitis que son normalmente muy distintas en cuanto a las causas y los síntomas que las producen. Éstas son la otitis externa, otitis media y otitis interna. Hoy escribiré sobre las dos primeras ya que son mucho más frecuentes que la interna.

Hay que tener claro que la palabra “otitis” no es una enfermedad de por sí, sino que es un síntoma clínico. Es decir, la otitis es producida por diversas enfermedades que hay que diagnosticar para poder eliminar esta inflamación, así como los otros síntomas que pueda haber.

Otitis canina media y externa

Esquema oído del perro
Fuente

La otitis externa aparece, frecuentemente, como consecuencia de un cambio en el ambiente normal del canal auditivo, lo que provoca que las glándulas secretoras de cera se hipertrofien (es decir, que se hagan más grandes) y que produzcan un exceso de esta sustancia.

Poco a poco, la epidermis y la dermis comienzan a producir una cantidad excesiva de tejido fibroso, lo que se conoce como fibrosis, y el canal auditivo se hace cada vez más estrecho.

La fibrosis es normalmente un síntoma secundario a varias enfermedades inflamatorias. La otitis externa produce mucho dolor y picor, por lo que el animal reacciona muchas veces rascándose la zona afectada, incrementando también el enrojecimiento de esta área. Cuando la enfermedad se vuelve crónica, normalmente se produce la ruptura del tímpano y progresa hasta dar lugar a una otitis media.

Normalmente la otitis media es el resultado del avance de una otitis externa, por lo que la causa suele ser la misma.

Las otitis externa y media pueden aparecer en perros de cualquier edad y raza, pero son más frecuentes en animales que tienen las orejas grandes (por ejemplo, spaniels) y/o los canales auditivos más peludos (como terriers y caniches).

Como siempre, es muy importante llevar el perro al veterinario lo antes posible. Hay que tener en cuenta que si una otitis persiste durante mucho tiempo, sin ser tratadas, pueden incluso provocar otitis interna, sordera, parálisis del nervio facial y, aunque mucho menos frecuente, meningoencefalitis.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la otitis externa y media son dolor de cabeza, temblor y mal olor. También vemos como el animal se rasca mucho la oreja por el picor. Durante el examen físico realizado por el veterinario, se puede observar un enrojecimiento del canal auditivo externo, así como edema (acumulación de líquido), descamación de la piel y estrechamiento de éste.

Perro rascándose por otitis

Signos como la inclinación de la cabeza (en inglés se conoce como head-tilt y es un término muy utilizado por los veterinarios), anorexia, falta de coodinación y vómitos, pueden indicar el desarrollo de otitis media o, lo que es más grave, otitis interna, si la infección ha avanzado aún más.

Causas que pueden producir otitis externa y media

Hay muchas enfermedades por las que puede aparecer una otitis en perros. Las causas principales son agentes infecciosos (bacterias, hongos o parásitos), alergias alimentarias, reacciones adversas a fármacos, cuerpos extraños (como por ejemplo aristas de plantas), acumulación de pelo o enfermedades autoinmunes.

Otros factores que pueden contribuir al desarrollo de la otitis son las infecciones mixtas (es decir, infecciones producidas por bacterias y hongos a la vez), una humedad excesiva del canal auditivo, o una limpieza inadecuada de éste. Hay que mantener una higiene de la zona pero sin pasarse, ya que si limpiamos demasiado enérgicamente podemos producir abrasiones en la zona que favorezca el crecimiento de hongos y bacterias.

¿Cómo sé que mi perro tiene otitis? Diagnóstico

Hay muchas maneras de diagnosticar las otitis. La observación directa visual o con otoscopio es muy importante pero también hay que coger muestras, ya sea mediante hisopo o raspado, para analizar la presencia de parásitos, bacterias u hongos. Cuando se han descartado estas posibilidades, también se pueden realizar biopsias para ver si la causa es una enfermedad autoinmune.

Otoscopio en perros con otitis
Fuente

Para diagnosticar casos de otitis media (y sobre todo interna), también es útil hacer radiografías o incluso resonancias magnéticas. En este último caso se observaría la acumulación de líquido o el excesivo crecimiento de tejido blando en el oído medio.

Tratamiento

El tratamiento para las otitis normalmente implica el cuidado ambulatorio del animal. Es decir, no hay que ingresar al animal. Esto es así siempre que la infección no se haya desplazado hasta partes más profundas (otitis interna). En la mayoría de casos de otitis externa, una terapia tópica, seguida de una limpieza completa y cuidadosa del canal auditivo externo y el pabellón auricular, suelen solucionar el problema.

El tipo de terapia tópica depende de cual sea la causa, pero normalmente consiste en la administración de antibióticos (para bacterias), antiinflamatorios (para reducir la inflamación), antimicóticos (para otitis fúngicas) o antiparasitarios (en casos de otitis de origen parasitario).

Manejo posterior de un perro con otitis

El seguimiento de pacientes con otitis media y externa incluye la examinación y control de las secreciones auditivas y las enfermedades subyacentes. Es relativamente frecuente la recaída de estos animales, por lo que es muy importante que, si tu perro ha tenido otitis, mantengas una limpieza y rutinaria del oído del animal.

Con una limpieza adecuada, la mayoría de casos de otitis externa se solucionan en unas tres o cuatro semanas, mientras que la otitis media requiere algo más de tiempo (más de mes y medio, en general).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here