¿Por qué pongo anuncios en el blog?

“Oye, ¡bastantes anuncios me ponen en la televisión para que también me los pongas tú aquí en el blog!”

Créeme si te digo que a mí también me molestan un montón los anuncios de la televisión y los de algunas páginas web.

La televisión la carga el diablo

No hay más que ver páginas de periódicos para darse cuenta de hasta qué punto ha llegado la obsesión por ganar dinero a costa del visitante digital.

No voy a decir nombres pero me acabo de meter en unas cuantas webs de medios de comunicación y no miento si te digo que he visto, mínimo, diez anuncios (y sin contar las “noticias” sponsor).

Sin embargo, colocar anuncios (unos pocos) en las páginas web y blogs suele ser totalmente necesario.

¿Por qué? Porque el coste de mantener estas plataformas es más elevado de lo que parece.

Aunque puedas hacerlo desde unos 15 € al año, aproximadamente, si quieres que el blog sea exitoso, lo más normal es que te acabes gastando cientos o incluso miles de euros (hosting potente, plugins y temas de WordPress -o lo que uses-, recursos educativos, compra de programas, marketing, …).

Además, si el blog tiene éxito, que eso aún está por ver, tengo planes interesantes para el futuro que requieren una inversión potente, así que el coste se incrementa considerablemente.

Por esta razón, yo también utilizo distintos medios para obtener ingresos.

De momento, uso estos métodos:

Google Adsense

La plataforma de anuncios de Google es la más importante de internet, sin lugar a dudas.

Son esos banners que puedes ver en medio del texto, o junto al logo del blog. Cada vez que haces click en un anuncio, me llevo algo de dinero (suele ser bastante poco, para serte sincero).

Los anuncios que aparecen en la web se generan automáticamente en función de las páginas que has visitado. Es decir, no controlo el contenido de éstos.

Logo de Google Adsense

Afiliados

De momento, la plataforma de afiliados que utilizo es la de Amazon.

Voy a explicar cómo funciona comentando las partes implicadas:

Vendedor

Hay una persona que vende un producto en Amazon y, por tanto, necesita que la gente lo conozca para obtener más beneficios.

Anunciante

Otra persona (yo) tiene una página web donde puede promocionar estos artículos. ¿De qué manera? Puedes ver un ejemplo en esta entrada.

Aquí escribí sobre por qué es perjudicial que un perro coma rápido.

Pues bien, hay un apartado donde intento dar solución a este problema. Una de estas soluciones implica comprar unos comederos especiales que hacen que el animal coma más lento.

Entonces, cuando escribí el texto, fui a Amazon y busqué ejemplos de productos (los del vendedor del apartado anterior) que pudieran ser útiles a una persona que tuviera el problema y los añadí en el texto con una URL especial que me identifica como individuo que lo está promocionando.

Comprador

Por último, otra persona tiene un problema que necesita solución.

En el ejemplo de antes, tú serías la persona con un perro que come mucho, y por eso has llegado a mi web. Necesitas soluciones. Entonces lees lo que escribo, piensas que es útil (¡espero!) y dices: “pues lo voy a comprar”.

Cuando haces click en ese enlace, llegas a Amazon y lo puedes comprar.

Logo de AmazonSi lo haces, a mí me dan una comisión por la venta. ¿Habrás pagado más? Rotundamente no. El porcentaje que me pagan NO SALE DE TI.

¿Esto quiere decir que promocionaré cualquier artículo para forrarme e irme a vivir a una cabaña en Bali?

Cabaña en Bali
Me iba pero ya…

De nuevo, rotundamente no. No te quiero engañar ni venderte lo primero que pille. Sólo promocionaré artículos que conozca o que tengan muy buenas opiniones por parte de los usuarios.

Aquí he hablado sólo de Amazon, pero esta explicación podría valer para cualquier otro programa de afiliados.

 

Es muy probable que en futuro cambie el tipo de anuncios, las plataformas con las que colaboro, etc. Cuando llegue ese momento, ya iré modificando este texto para que quede actualizado.

Creo que con todo esto queda explicado lo de los anuncios. Si no entiendes algo, ¡escríbeme y te lo aclaro!