No sé si te sorprenderás si te digo que, actualmente, se considera que hay más de 340 razas de perros en el mundo, según el AKC (American Kennel Group). Aunque este número es variable en función de la organización, el significado es el mismo.

Hay MUCHAS razas de perros.

Desde el Affenpinscher hasta el Yorkshire Terrier.

Sin embargo, cuando vamos por la calle, no vemos tantas razas, ni mucho menos. Algunas son muchísimo más populares que otras por muchas razones. Pueden parecernos más “monas”, intimidantes (por ejemplo los perros guardianes), inteligentes, etc.

También depende de dónde vivamos. En los pisos suelen haber perros pequeños/medianos mientras que en las casas con jardín o terrenos suelen ser perros desde medianos hasta gigantes.

Entrando ya en materia, teniendo en cuenta la gran cantidad de razas que hay, ¿por qué muchas veces las personas compran perros “defectuosos” o que tienen una predisposición (facilidad) enorme de padecer algunas enfermedades?

Entiéndeme cuando digo la palabra “defectuoso”. ¡No quiero decir que el pobre animal sea peor que los demás como mascota! Pero cuando un animal nace ya con patologías debido a como se ha “creado” la raza, ese animal tiene defectos y por tanto es defectuoso.

¡Todos tenemos defectos!

Uno de los casos más sonados es el del Bulldog Francés. El pobre animal tiene bastantes problemas de nacimiento, sobre todo respiratorios.

También hay otros, como los Chihuahuas, que pueden padecer hidrocefalia, un defecto congénito (es decir, que lo tienen ya al nacer) que provoca una acumulación de líquido dentro del cráneo.

Luego hay otras razas, como el Pastor Alemán, que tienen facilidad a desarrollar enfermedades concretas. En este caso, la displasia de cadera es bastante frecuente.

Así que, de nuevo… ¿por qué las personas elegimos perros con todos estos problemas? ¿Qué nos mueve a elegir a un Bulldog Francés por encima de perros que, en principio, serán más sanos?

Pues bien, estas preguntas han intentado ser contestadas en un estudio publicado en la revista científica PLoS One por investigadores de la Universidad de Copenhagen y el Club Canino Danés (Dinamarca), la Universidad de La Trobe (Australia) y la Universidad de Pennsylvania (USA).

La Trobe University
Me ha parecido una universidad guapísima, así que os he puesto la imagen. Fuente

Hay que tener en cuenta una cosa: el estudio se realizó en Dinamarca. Esto significa que, aunque posiblemente las conclusiones sean parecidas, no tienen por qué ser las mismas que las que se sacarían en España, Colombia, Ecuador, Argentina, o en el país desde el que estés leyendo esto.

Otra cosa muy importante, aunque más adelante hago un pequeño comentario sobre ello, es que en el artículo se habla de COMPRA, no de ADOPCIÓN de animales.

Es una distinción extremadamente importante debido a que, mientras una favorece el crecimiento del mercado de estos animales, la otra contribuye a que haya menos animales sin hogar.

Además, estos animales, como digo, tienen problemas de salud y seguramente reciban más cariño y atención de una persona o familia que de una protectora o perrera, en parte debido a temas económicos.

Y, ahora sí, ¡vamos a ello!

¿Por qué existen razas con estos defectos?

La respuesta a esta pregunta podría ser muy extensa, pero creo que se puede resumir fácilmente de manera que todo el mundo lo entienda.

Primero, hay que entender que los perros tienen una función. O, mejor dicho, nosotros los utilizamos con un fin determinado.

Ya he introducido antes que existen los perros guardianes. Es decir, perros que pondrías en el jardín de tu casa para evitar visitas “indeseadas”. Normalmente estos perros avisan cuando, por ejemplo, un ladrón se mete en tu propiedad. ¿Pondrías a un Basenji (también conocido como “El perro silencioso”) para esto? No.

Basenji, el perro silencioso
Os presento a la raza Basenji, por si no la conocíais

Tampoco pondrías a un Caniche como algo que intimide…

¿Hacia dónde voy con todo esto? Bien, lo que quiero decir es que, como los humanos tenemos necesidades, los criadores y/o los genetistas llevan muchísimos años seleccionando animales que satisfagan esta demanda.

Una de estas necesidades es el cariño. Muchas veces buscamos animales bonitos, que nos vengan a saludar, que sean alegres, que sean juguetones, entre otras características.

Como he dicho, el tema es mucho más complicado de lo que parece, pero te lo voy a intentar resumir de una forma sencilla, aunque no tengas ni idea de genética:

Imagínate que hay una raza que resulta graciosa a la gente porque tiene rasgos de cachorro, aunque sea adulto. Cruzas dos animales (los apareas) y te salen cinco perros. De estos cinco, hay dos graciosos y tres que no. Pues te quedas los dos graciosos y los usas para criar más perros. Ahora te salen siete y cinco son graciosos. De nuevo coges estos cinco y los usas para criar.

Pues bien, al final, después de algunas generaciones, tendrás muchos perros que cuando son adultos parecen cachorros y, probablemente, aún más que los dos primeros animales.

¿Dónde está el problema?

Hay varios, pero uno de ellos, muy importante, es que puedes estar seleccionando genes que predisponen para varias enfermedades o provocan defectos físicos graves… y más si apareas parientes cercanos.

Además, como estos perros están en casa y los cuidamos, la selección natural no es igual (podríamos discutir sobre esto) que en otros animales. En la naturaleza salvaje un Chihuahua, seguramente, no duraría ni dos días.

Así, después de todos los cruces que te he dicho antes, tendrás una raza nueva o modificada, muy bonita y con cara de cachorrito pero, por ejemplo con unos problemas respiratorios que no veas (¿te suena alguna raza así?).

Nos podríamos a hacer la siguiente pregunta: ¿es moral comprar razas de este tipo? No entraré en ello, aunque al final haré un comentario al respecto.

Vamos a por el estudio…

El diseño del estudio fue sencillo. Básicamente:

1. Definieron tres grupos distintos de razas, pero siempre siendo razas “familiares”. Es decir, que conviven con nosotros en casa y que no son utilizadas para fines más concretos (cazadores, pastores, etc.). De cada grupo, escogieron una o dos razas.

Estos grupos fueron los siguientes:

  • Razas con problemas de salud, relacionados con su morfología (p.ej., por la forma de la cabeza): Bulldog Francés y Chihuahua.
  • Perros con predisposición a tener enfermedades concretas (en principio, sin tener relación con la morfología): Cavalier King Charles Spaniel.
  • Razas con problemas similares la mayoría de perros (vaya, los que tienen menos patologías por defectos genéticos): Cairn Terrier.

2. Escogieron personas que tenían perros de estas razas a partir de un registro que hay en Dinamarca, siguiendo unos criterios de inclusión. Es decir, no llamaban a todos propietarios, sino que, por ejemplo, se ponían en contacto con los dueños de animales que tenían más de 6 meses.

3. Se pusieron en contacto con estas personas y les pasaron un cuestionario, que tenían que devolver (si querían, claro está) rellenados. Los que respondían se incluían en el estudio, los que no, no. Lógicamente.

Cavalier King Charles Spaniel, una de las razas que se incluyeron en el estudio

No entraré mucho en las preguntas del cuestionario, pero te voy a poner el enlace a la imagen que ponen ellos en el artículo donde podrás ver el tipo de cuestiones que hacían (en inglés). No la pongo aquí porque es un poco grande y creo que es mejor así.

Por si no sabes inglés o no tienes ganas de ver la imagen, te resumo el tipo de datos que pedían en las preguntas:

  • Socio-demográficos.
  • Experiencia previa con mascotas.
  • Información general del perro.
  • Problemas de comportamiento.
  • Datos sobre la elección de la mascota.
  • Día a día y cuidado del perro.
  • Gastos.
  • Evaluación del grado de “apego” entre los dueños y la mascota.
  • Información de otras mascotas.

Todos estos datos fueron analizados estadísticamente y obtuvieron unos resultados. De estos resultados hicieron una discusión y sacaron unas conclusiones.

Puesto que el blog va dirigido a gente sin conocimientos en ciencia, o con conocimientos limitados de veterinaria, no entraré en el análisis de los datos, en la valoración de los resultados, y pasaré directamente a sus conclusiones.

Si estás muy interesada/o en obtener más información, puedes mirar el artículo, que te he dado ya el enlace y lo tendrás también al final del post :).

Entonces… ¿por qué la gente compra perros con problemas?

Como te puedes imaginar, la persona que compra un Cairn Terrier tiene, en general, un carácter distinto de la que compra un Bulldog Francés.

No sólo eso, si no que los dueños de estos animales tienen prioridades distintas.

Para ponerte un ejemplo fácil, muy diferente y a la vez similar: si te quieres ir a vivir a otro país, valorarás muchas cosas antes de decidirte, como la calidad de vida, el sueldo, el clima, etc. A unas personas les pesa más a la hora de elegir el tener más horas de sol al día y a otras les importa más tener un sueldo alto, aunque para ello tengan que vivir en el norte de Finlandia.

Pues a la hora de adoptar/comprar un perro ocurre lo mismo.

Parece ser que aquellas personas que tienen perros con más problemas no valorar la salud del animal a la hora de decidir, sino que eligen la raza en función del aspecto. De lo bonito/gracioso/cariñoso que les parece el animal por sus rasgos o actitud.

Mucha gente escoge a su perro por lo bonito que es sin pensar en los problemas de salud que podrían tener

Por otra parte, aquellos que tienen perros de razas “más saludables”, sí que le dan más importancia a la hora de elegirla. Es algo que tienen en cuenta.

En general son personas que investigan y planifican mucho más la compra de su animal.

¿Quieres decir esto que la gente que compra estas razas con problemas no se preocupen por el bienestar de los perros?

No, ni mucho menos. Lo que quiere decir es que no es tan prioritario para ellos en su elección.

En mi opinión, lo que ocurre es que las personas sienten, a través de la apariencia y el comportamiento de estos animales, que necesitan cuidados y cariño.

En otras palabras, mucha gente sabe que son animales con problemas y los compra para poderlos cuidar. Como digo, esto una opinión mía.

Si esto es así, sería importante informar a la gente que se quiere comprar un animal de estas características que lo mejor es adoptar, ya que comprando, como dije en párrafos anteriores, favorecemos (fomentamos) la cría y el comercio.

Algo muy interesante que también muestra el estudio es que los dueños que han tenido perros de razas con problemas de salud, no tienen ningún problema en elegir la misma si se compran otro perro.

Es decir, el que una persona o familia vea que su mascota ha tenido problemas de salud por el hecho de ser de una raza determinada, no modifica sus decisiones futuras.

Bueno, parece ser que hay una excepción: los propietarios del Bulldog Francés. Estas personas sí que parecen menos interesadas, tal y como se muestra en las encuestas, a volver a comprar la misma raza.

Los propietarios de Bulldogs Franceses se lo pensarían dos veces antes de volver a comprar esa raza

Y esto… ¿por qué?

Yo creo que esto es debido a que estas personas son, de alguna manera, más conscientes del sufrimiento del animal, o al menos de que no están bien.

Cuando tú miras a un Chihuahua no parece que sufra mucho pese a los problemas que pueda tener. O a un Pastor Alemán. Si tiene displasia de cadera pues quizá lo asociamos más a un problema puntual y no tanto como a algo característico de la raza… pese a que lo sepamos. Es algo más… inconsciente.

En cambio, el Bulldog, siempre respira mal, ronca, se cansa, tiene mucha facilidad para sufrir golpes de calor…

Es decir, lo notamos más. Por eso tenemos menos ganas de tener otro perro de este tipo, por mucho que queramos cuidar al animal.

Si esto es cierto, es muy interesante. Porque lo que significa es que, si nos creyéramos realmente que hay razas que tienen muchos más problemas que otras, quizá la compra de estos animales caería en picado.

Una de las conclusiones que sacan los autores de todo esto es que la manera como se informa a población es ineficiente. Es decir, no se consigue que las personas sean conscientes de los problemas de tener una raza de este tipo.

Así pues… ¿qué tendríamos que hacer? Quizá sería buena idea hacer anuncios en medios muy populares como la televisión o los periódicos, de manera que llegue a la gran parte de las personas.

Evidentemente, aquí lo más importante sería reducir la venta de estos animales (que no la adopción, como ya he dicho antes, claro está). Pero, ¿quién le dice esto a los criadores de estas razas? ¿Realmente un criador de Bulldogs va a decir “oye, no me compres mis perros porque están enfermos de nacimiento”? Lógicamente no.

Yo creo que lo ideal es que, antes de ir a un punto de venta de perros, sea del tipo que sea, la persona se informe muy bien antes de adquirirlo.

Un veterinario haría muy bien este papel de punto informativo. Sin embargo, ¿qué ocurre? Pues que las personas primero se compran el animal y después van al veterinario.

Pienso que ir al veterinario antes de comprar un perro es ideal para que todo vaya bien, tanto para ti como para tu perro. ¡El desconocimiento es algo increíblemente negativo en este tema! Bueno, en general en todos.

Pero a mí me gustan los Bulldogs… ¿por qué te tendría que hacer caso?

Yo creo en la libertad de las personas. Me parece que nunca digo “no hagas esto porque está mal”.

Creo que cada uno tiene su propio pensamiento (también podríamos discutir sobre esto) y moral/ética y debe actuar en consecuencia.

Al final, lo que está bien y mal depende del tipo de sociedad, de la época, de la economía y de muuuchos otros factores, por lo que no soy nadie para juzgar.

Ahora bien, pienso que las decisiones se deberían basar en los conocimientos. Decidir algo desde la ignorancia es algo que, en mi opinión, es equivocado.

Esta es una de las razones por las que comencé este blog, para intentar llegar al máximo número de personas posible y ayudaros (si puedo), a tomar mejores decisiones. ¡Espero conseguirlo!

Para terminar…

En el estudio hay otros resultados muy interesantes que no he puesto aquí porque no lo he considerado oportuno y por no alargarme demasiado.

De todas formas, si entiendes el inglés y el lenguaje científico, ¡te animo a que lo leas!

Como siempre digo, para cualquier duda o pensamiento, o si quieres que escriba sobre algo, me puedes poner un comentario, enviar un email o ponerte en contacto conmigo a través de cualquier red social.

 

Bibliografía

Sandøe P, Kondrup SV, Bennett PC, Forkman B, Meyer I, Proschowsky HF, et al. (2017) Why do people buy dogs with potential welfare problems related to extreme conformation and inherited disease? A representative study of Danish owners of four small dog breeds. PLoS ONE 12(2): e0172091

 


Imagen de portada, por christels en Pixabay.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here