Si has tenido una perra que ha padecido la pseudogestación (conocida también como “embarazo psicológico”), probablemente te hayas llevado un buen susto antes de saber qué le pasaba realmente.

Sobre todo, si sabes que tu perra no ha “estado” con otros perros macho.

Sin embargo, debes saber que la pseudogestación es relativamente común en animales no esterilizados.

Entender esta condición nos ayudará a resolver el problema de manera rápida y, en general, sencilla. Así pues…

¿Qué es la pseudogestación canina?

En resumen, es una condición que se da cuando las hormonas producidas durante el celo (estro) modifican el comportamiento y la fisiología de la perra, de tal manera que parece que esté preñada, sin estarlo realmente.

En otras palabras, vemos cambios físicos y mentales propios de una hembra preñada.

Vamos a explicarlo un poco más técnicamente, aunque sin entrar en muchos detalles.

Cuando la perra entra en celo, sus ovarios comienzan a producir hormonas. Estas hormonas, entre otras cosas, preparan el útero para la gestación. Si la perra está preñada, las hormonas continuarán produciéndose hasta poco antes de que los cachorros nazcan. Sin embargo, si no está embarazada, los niveles de estas hormonas disminuirán después de unas 5 semanas, aproximadamente.

Cuando estas hormonas disminuyen en una hembra no preñada, otras sustancias envían señales al cuerpo, lo que, en ocasiones, terminan estimulando un falso parto y el desarrollo de las glándulas mamarias.

Es en este periodo de tiempo cuando se pueden producir los cambios que tienen lugar durante un embarazo verdadero.

Normalmente, estos cambios desaparecen por sí mismos al cabo del tiempo pero, si no lo hace, deberás ir al veterinario para encontrar la solución al problema.

Otras causas de pseudogestación no relacionadas con el celo

Como acabamos de ver, la pseudogestación es un problema de hormonas. Por lo tanto, enfermedades que incrementen la síntesis (formación) de esas moléculas, pueden producir los mismos signos.

Esta es una de las razones por las que ir al veterinario es tan importante. Las pruebas diagnósticas que lleve a cabo servirán para descartar la pseudogestación “normal” (no patológica) de la producida por enfermedades.

Entre estas patologías, aunque hay más, encontramos tumores de mama e hipotiroidismo.

¿Cómo sé si mi perra sufre pseudogestación?

Los signos de una perra con pseudogestación son tan parecidos a los que tienen lugar en un embarazo verdadero que muchas veces no se pueden diferenciar sin hacer otras pruebas.

Sin embargo, en ocasiones se puede saber sólo con la historia del animal.

Por ejemplo, si estás segura (al 100%) de que tu perra no ha entrado en contacto con machos, seguro que no será un embarazo real.

En una perra con pseudogestación podemos ver los siguientes cambios.

Comportamentales

Son muy variados y hay grandes diferencias entre perras. Como podrás observar, diferenciarlo de un embarazo real puede ser muy complicado.

  • Ansiedad y agitación. Muchas veces viene acompañado de lloros.
  • Depresión.
  • Comportamiento de anidación. La perra prepara el lugar (“nido”) donde dejaría a sus cachorros para que estuvieran seguros. En ocasiones, relacionado con este comportamiento, las perras comienzan a cavar hoyos.
  • Adopción de objetos. Tal y como suena. Algunas perras adoptan juguetes y los tratan… ¡como si fueran sus propios cachorros!
  • Agresividad. Algunas perras se vuelven muy agresivas con nosotros mismos o con otros animales de la casa.
Los perros con gestación pueden adoptar muñecos
Aquí vemos un carlino (pug) que ha adoptado un muñeco.

Físicos

  • Incremento de las secreciones vaginales (que serán mucosas).
  • Vómitos.
  • Letargo (verás que tu perra no tiene ganas de jugar o de moverse mucho).
  • Cambios de peso. En algunas perras hay un incremento de peso porque comen más, pero en otras ocurre lo contrario y pierden peso porque no tienen ganas de comer. Otras no modifican el peso.
  • Cambios mamarios. Las glándulas mamarias se hacen se hacen más grandes y, además, pueden producir una secreción lechosa (aunque a veces se parece más al agua).
  • Distensión abdominal.
Perra con signos de pseudogestación
Aunque el incremento del tamaño de las mamas no es especialmente importante, se observa distensión abdominal.

¿Cómo sé que mi perra padece pseudogestación? Diagnóstico.

Lo primero que debes hacer si crees que tu perra tiene pseudogestación es ir a un veterinario.

Contra más información le lleves, mejor. Hoy en día es increíblemente útil que grabes a tu mascota con un teléfono móvil y que se lo muestres a tu veterinario de confianza.

Por ejemplo, ver el comportamiento de anidación da mucha información y es algo que en la clínica no se puede observar.

A parte de los datos que puedas proporcionarle, ten en cuenta que hay que hacer una serie de pruebas de laboratorio para descartar otras posibilidades, incluyendo enfermedades graves que, como hemos visto, podrían producir cambios similares a los de la pseudogestación. Normalmente se llevan a cabo análisis de sangre y de orina.

Sin embargo, para confirmar realmente que una perra padece de pseudogestación, puede ser necesario realizar radiografías y/o ecografías. En ellas se pueden evaluar muchas enfermedades y también ver si hay cachorros en desarrollo.

Mi perra tiene pseudogestación… ¿Qué puedo hacer? Tratamiento

Si los síntomas son leves, lo mejor es no actuar. Simplemente esperar.

Hay algunos propietarios que, como es normal, intentan frenar la secreción de leche tapando las mamas o poniendo algo que absorba el líquido. Sin embargo, esto puede ser negativo para el animal porque puede haber complicaciones, como que se incremente la secreción y que haya más inflamación.

No dejes que tu perra se lama las mamas todo el rato porque podría incrementar aún más la secreción de leche y, además, se podría producir heridas. Para evitar esto, puedes ponerle un collar isabelino.

Puede ser útil ponerles un collar isabelino

Cuando vayas al veterinario (porque es muy importante que vayas… ¿lo he dicho alguna vez?) seguramente recete a tu perra el uso de diuréticos, para disminuir la retención de líquidos, y sedantes suaves.

Si la secreción de leche es muy marcada, también podría planificar una reducción de la alimentación para disminuir la producción de ésta. Si el animal come y bebe menos, la secreción de leche disminuye.

¡No hagas ayunar a tu perra sin haber ido antes al veterinario! El ayuno puede ser totalmente negativo para algunos animales (que estén muy delgados, que presenten vómitos o diarreas, etcétera).

Para reducir la producción de leche, también puedes utilizar otros fármacos que actúan directamente sobre este proceso. Sin embargo, en muchos casos no es recomendable por los efectos secundarios. Mi consejo, y seguramente también el del veterinario, es que, si no es algo muy muy grave, no se los des.

Si tu perra ha decidido adoptar un objeto, puede ser buena idea en muchos casos quitárselo. Esto incrementará el estrés, sí, pero también acelerará el proceso de recuperación.

El o la veterinaria, seguramente te recomiende esterilizar a tu perra unas semanas después de su recuperación. Mi consejo es que le hagas caso ya que evitarás que se repita la misma historia en celos posteriores.

Uf… después de lo que he leído no quiero que mi perra sufra pseudogestación. ¿Cómo puedo prevenirlo?

Aquí no hay duda posible: esteriliza a tu perra lo antes posible. Esto evitará la falsa gestación pero además también prevendrá otras enfermedades muy graves.

Por ejemplo, esterilizar a tu perra antes del primer celo reduce muchísimo la aparición de tumores mamarios.

 

Espero haber aclarado todas las dudas que pudieras tener respecto al tema y recuerda, si tienes alguna duda, ¡por un comentario!

Si te ha gustado lo que has leído, compártelo. Será de gran ayuda.

¡Muchas gracias por leerme!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here